sábado, 28 de enero de 2012

La voluntad de la mirada


 

DSCN3201_2_3_tonemapped (Copiar)

DSCN3198_199_200_tonemapped (Copiar)

Todo está en la mirada. Y más específicamente en la voluntad de la mirada, en aquello que decidimos ver y en lo que obviamos. De hecho, la realidad no es tal hasta que no pasa por nuestros ojos, por nuestra mente, por nuestro corazón, por nuestro ser. Siempre estuvo allí a la espera de captar nuestra atención. Pero una vez que eso ocurre pasa a ser “nuestra” realidad, aquella que selectivamente decidimos ver, aquella que selectivamente decidimos no ver. Es la misma para todos, es distinta para cada uno. El enfoque que hagamos habla de nosotros, de nuestros intereses, de nuestras necesidades, de nuestras ansiedades, de nuestros errores, de nuestros aciertos, de nuestra humanidad, de nuestra historia, de nuestro presente, de lo que queremos ser.

En lo anterior está la esencia de la libertad del hombre, pero también la raíz de muchos males y desencuentros. Para fortalecer lo primero y evitar lo segundo, la cuestión es reconocer las diferentes miradas, saber que la nuestra es una más en el concierto de visiones, aceptar aquellas radicalmente contrarias a la nuestra y construir una mirada en común, resignando y defendiendo. Porque si cada uno se queda con su visión sin tomar el riesgo de cotejarla con la del resto, allí aparece la soberbia, el egoísmo y los extremos irreconciliables. “Mientras nadie se meta con lo mío, para qué yo ir en busca de lo que me une y me diferencia con el resto. Y encima, tengo razón”, es el pensamiento.

Todo está en la mirada. En la mía, en la del otro y en aquella que sepamos y queramos construir.

1 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...