domingo, 17 de octubre de 2010

El mayor regalo de una madre


Embarazo 5 meses1 copia [640x480]

Nos hace iguales. Nos hace seres humanos.

Nos cuida como nadie. Para ella somos únicos.

Nos da todo.

No nos pide nada a cambio.

Alienta. Corrige. Vuelve a alentar.

Protege.

Sufre con los desaciertos. Los sabe parte de la vida.

Su sostén son pequeños instantes.

Sostiene.

Siembra pero deja que los frutos maduren en otro lado.

El rocío de su cosecha son lágrimas… de emoción y de las otras.

Cobija. Alimenta.

Es lugar de descanso.

Insiste. No impone. Insiste nuevamente.

Entrega.

Perdona. Perdona. Perdona. Perdona.

Agradece todos los días.

Su misión nace con un milagro. Después hay muchos más.

Lleva en su seno lo que después se irá.

Su cuerpo se deforma para dar forma a la humanidad de otro.

Ese otro es que su extensión. Que depende de ella.

No mide cuando se trata de amor.

No mide cuando se trata de sacrificios.

No mide cuando se trata de los otros.

Purifica. Aclara. Despeja.

Es puerto de partida y de llegada.

Es puente.

Es puerta abierta para guarecerse o para arriesgarse.

Sabe que lo pequeño será enorme. Confía ciegamente.

Durante 9 meses lo mantiene en secreto. En íntimo secreto.

Un cordón los conecta. Para siempre.

Su mayor alegría es su mayor dolor. En el parto. Siempre.

Parió. Y lo hace cada día. Por nosotros.

Y ese, dentro de todos los anteriores, es su mayor regalo: poder regalar vida.

4 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...