sábado, 6 de noviembre de 2010

¿Seguir, quedarse o volver?


Entrando al bosque [1024x768]
En ocasiones nos ocurre que –sin darnos cuenta- estamos parados frente a lo inesperado. Después de tanto caminar, de tanto andar, de tantos obstáculos sorteados, nos encontramos ante lo incierto que, además de su condición de desconocido, nos presenta otro dilema: ¿seguir, quedarse o volver?
Son tres alternativas cuyas consecuencias serán totalmente diferentes. Pero debemos tomar una. Debemos escoger. Para justificar la existencia. Para justificar nuestra existencia. Para sabernos vivos.
La decisión no puede ser del azar, ni del destino, ni del tiempo. La decisión debe ser exclusivamente nuestra.
Veníamos por un camino llano, parejo, sin mayores sobresaltos, y de pronto aparece una densa cortina que esconde aquello que ignoramos, y que además no sabemos si es lo que nos conviene, o de lo que debemos huir, o lo que debemos esperar.
Las únicas certezas son: que estamos parados frente a este desafío; que necesitamos tomar una opción; que podemos equivocarnos; que está en juego el rumbo que tomará nuestro andar; y que después de escoger, nada será igual.
¿Seguir y asumir el riesgo de explorar lo inesperado?
¿Quedarse allí hasta que las condiciones sean otras?
¿Volver sobre nuestros pasos y retomar otro camino?
Lamentablemente, no hay recetas mágicas. La respuesta –necesaria pero pensada; urgente pero medida- sólo le corresponde a cada uno.

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...